La gran despedida…

julio 29, 2008

julio 29, 2008

julio 29, 2008

julio 29, 2008

julio 29, 2008

Uno no sabe quien es…son los demas los que dicen a uno quien es y que es no?

julio 28, 2008

Y como todos dicen cosas distintas, terminas por no saber en absoluto de dónde y a qué vienes…

La noche

julio 28, 2008

            La noche

 

Levemente, me despido de ella en la profundidad de la noche como mi más dulce aliada. Rumbo a casa, pienso en ella.

¿ Volveré a verla?, ¿ Nos encontraremos de nuevo ?

Mi cabeza da vueltas al son de las canciones que van pasando por mi mente

Rod Stewart, Jimmy Page, Patty Smith…Todos ellos habitan en mi cabeza enlazando los momentos consumidos apenas horas antes y ya enredados en mi pasado.

Un semáforo en rojo…Mis dudas atormentan de nuevo la esperanza ¿ Probaré su miel el próximo día ?

Logró recordar el camino a casa gracias a unos letreros luminosos que instalaron al final de la avenida.

Pasos. El eco del silencio se interrumpe a lo lejos. No puedo creer lo que veo. Es ella, entregándose de pleno con otra persona como unos instantes lo hizo conmigo.

Odio.

Llanto

Mi corazón comienza a latir fuerte y mis sentidos se entorpecen y, en menos de un segundo, mi visión comienza a tornarse negra.

Silencio.

El eco de las sirenas comienza a despertarme del suave letargo en el que me hallo.

Una voz lejana retumba en mi cabeza:  hora de la intervención 5 p.m , Joven de 26 años en el suelo. Diagnóstico: Ingesta de narcóticos. Cantidad en sangre 2 gr. Evaluación: grave

….Adios mi blanca princesa, dueña de mis pensamientos. Fue bonito mientras duró… 

 

La doliente soledad del domingo ( Gioconda de Belli )

julio 28, 2008

En la doliente soledad del domingo

Aquí estoy,

desnuda,

sobre las sábanas solitarias

de esta cama donde te deseo.

 

Veo mi cuerpo,

liso y rosado en el espejo,

mi cuerpo

que fue ávido territorio de tus besos,

este cuerpo lleno de recuerdos

de tu desbordada pasión

sobre el que peleaste sudorosas batallas

en largas noches de quejidos y risas

y ruidos de mis cuevas interiores.

 

Veo mis pechos

que acomodabas sonriendo

en la palma de tu mano,

que apretabas como pájaros pequeños

en tus jaulas de cinco barrotes,

mientras una flor se me encendía

y paraba su dura corola

contra tu carne dulce.

 

Veo mis piernas,

largas y lentas conocedoras de tus caricias,

que giraban rápidas y nerviosas sobre sus goznes

para abrirte el sendero de la perdición

hacia mi mismo centro

y la suave vegetación del monte

donde urdiste sordos combates

coronados de gozo,

anunciados por descargas de fusilerías

y truenos primitivos.

 

Me veo y no me estoy viendo,

es un espejo de vos el que se extiende doliente

sobre esta soledad de domingo,

un espejo rosado,

un molde hueco buscando su otro hemisferio.

 

Llueve copiosamente

sobre mi cara

y sólo pienso en tu lejano amor

mientras cobijo

con todas mis fuerzas,

la esperanza.

 

La sustancia mas peligrosa

julio 28, 2008

Mi droga,

Mi sustancia mas venenosa,

Mi sobredosis de alegria.

 

Mi cielo,

Mi rendicion,

mi infierno mas celestial.

 

Enganchada a tus anhelos,

Crucificada en tus labios,

Buscando una plataforma

Para saltar este barranco repleto de dudas,

Cultivado de deseos

Regado con tus palabras.

 

Sufriendo mi diaria abstinencia,

Mi secreto mas sagrado.

 

Mi cabeza da vueltas,

Saltos,

Volteretas,

Tropieza con el planeta tierra,

Y regresa a mi cuerpo,

Recompuesta en 1000 pedazos,

( alguno de ellos mal pegado )

 

Acuarelas…

julio 28, 2008

Dibuja nuestra historia con carboncillo,

rellena este encuentro con acuarelas,

pinta estos pensamientos,

moldea mi vida con arcilla.

Los esbozos que hiciste un día,

tápalos, entiérralos,

rellénalos de hierro, de cemento,

de esmalte satinado

– Por favor, quédate a mi lado-

Yo seguiré buscando la perspectiva,

el trazo perfecto en mi vida;

mientras tus grabados se han adueñado de esto que llaman corazón

de esto que llaman vida.

Te presto mis ojos,

los únicos óleos que tengo;

usa mi brazo como caballete,

para reposar tu lienzo…

Pero incorpórame a tu cuadro,

entre el paisaje de tu tiempo.

Yo te seguiré observando,

como la mujer con sombrero

alrrededor de tanta gente,

derrotada y sin aliento.